Como Evitar Calambres y Tratamiento

A todos nos ha pasado más de una vez que un dolor en las piernas literalmente nos tira al suelo y se nos engarrota el musculo, normalmente esos son los calambres.

Te mostramos sus causas y algunos consejos para su prevención.

Que Causa un Calambre?

Los calambres musculares se presentan cuando un músculo se tensa (contrae) sin que uno trate de hacerlo. El músculo se tensa y no se relaja. Los calambres pueden comprometer todo o parte de uno o más músculos.

Los calambres musculares son comunes y con frecuencia se presentan cuando un músculo se sobrecarga o se lesiona. Entrenar cuando no se ha tomado los líquidos suficientes (deshidratación) o cuando se tiene niveles bajos de minerales, como potasio o calcio, también puede ser más propenso a tener un espasmo muscular.

Como Evitar Calambres y Tratamiento

No obstante, existen diversas situaciones que pueden favorecer y contribuir a la aparición de éstos.

Entonces nos encontramos con:
– Bajo estado de forma física
– Esfuerzo excesivo de un determinado músculo
– Deshidratación
– Falta de electrolitos en la dieta o pérdida de éstos
– Altas temperaturas
– Técnica deficiente
– Insuficiente irrigación sanguínea en los músculos afectados

También pueden ser provocados por:
– Alcoholismo
– Hipotiroidismo (tiroides hipoactiva)
– Insuficiencia renal
– Medicamentos
– Menstruación

De todas formas, del listado acabado de exponer, se piensa que la causa principal podría ser el sometimiento de los músculos afectados a un esfuerzo excesivo, el cual vendría dado tanto por prolongación en el tiempo, como por exceso de intensidad.

Músculos afectados

Un calambre puede suceder en cualquier músculo de nuestro organismo. Los espasmos aparecen y producen esa desagradable situación. No obstante, los grupos afectados de forma más habitual son:

-Cuádriceps: en su parte delantera
-Isquiotibiales: en la parte posterior
-El que quizá sea el más famoso y común de todos: los gemelos.
-Los calambres en los pies, las manos, los brazos, el abdomen, y a lo largo de la caja toráxica también son muy comunes.

¿Cómo Evitar Calambres?

Una vez más, la prevención es la mejor arma para combatir los calambres.

Primero: debemos tener presente que la realización de un buen entrenamiento, donde la graduación de la intensidad y duración del ejercicio físico serán la clave para conseguir una evolución que nos mantenga alejados de este problema, así como de otras lesiones. Al llevar a cabo una buena curva de progresión, conseguiremos acostumbrar a los músculos a una fatiga cada vez mayor y/o más intensa.

En segundo lugar: la hidratación adecuada será otro aspecto altamente relevante a la hora de prevenir los calambres. De modo que deberemos reponer las sales minerales perdidas con una buena bebida. Los preparados deportivos suelen ayudar a la obtención de un adecuado equilibrio iónico, sobretodo en lo que se refiere al existente entre el magnesio, calcio y potasio. Pero no deberemos ceñir el uso de estos preparados y/o la hidratación al momento de llevar a cabo el ejercicio o al final de éste; sino que deberemos iniciar el proceso una media hora antes del comienzo del ejercicio físico.

En tercer lugar: nos centraremos en lo que debemos hacer posteriormente al ejercicio. En este punto, además de la reposición de electrolitos antes explicada, mediante bebidas deportivas, una buena dieta ayudará en este proceso. Una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras, con dosis moderadas de proteínas, también contribuye a evitar los calambres.

El plátano, por su alto contenido en potasio, es un buen aliado. En este punto, deberemos tener presente que en zonas húmedas y cálidas, la pérdida será más elevada, de modo que incrementar el uso de sal en las comidas, será algo que nos ayudará a la reposición en nuestro organismo; aunque deberemos prescindir de ello si nuestra presión sanguínea es deficiente o padecemos dolencias de riñón o corazón.

Aquí la mejor opción es acordar la mejor dieta con nuestro médico de cabecera o médico deportivo. Finalmente, algunos especialistas recomiendan tomar suplementos de calcio, magnesio y potasio; que activen la circulación de retorno y entre los que podemos encontrar alimentos como la levadura de cerveza o la jalea real.

En cuarto lugar: los estiramientos previos serán otra de las herramientas para prevenir los calambres. De todas formas, no está comprobado que llevarlos a cabo sea algo que sea totalmente cierto.

Como quinto aspecto a tener en cuenta: nos encontramos con la práctica del ejercicio con una técnica deficiente. Para ello debemos corregir, tanto los elementos mecánicos y adaptarlos de forma correcta, como sucede con bicicletas, patines, etc.; y donde la ayuda de un especialista será muy favorecedora. Así como la corrección de la postura a la hora de hacer un ejercicio. Aquí, los estudios antropométricos llevados a cabo por médicos deportivos, pueden solventarnos y prevenirnos de muchas lesiones.

Y como punto final: para la prevención de los calambres, haremos mención al calentamiento. Este punto es importante, ya que si sometemos a los músculos a una fatiga progresiva, la probabilidad de sufrir disminuirá notablemente.

¿Como Tratar un Calambre?

– Parar de inmediato
– Estirar despacio el músculo, para reducir la presión que se está ejerciendo sobre el mismo y mantenerse así hasta que remita.
– Masajear de forma centrípeda el músculo (del exterior hacia el interior)
– Si tiene un calambre en la pantorrilla,se coloca la mano sobre el músculo y se va subiendo, poco a poco, los dedos hasta llegar a la rodilla.
– Si el calambre es en los cuádriceps, hay que mantenerse de pie, levantar el tobillo hacia las nalgas y mover la parte superior del pie y el talón para estirar el músculo.
– Cuando nos sucede en los isquitotibiales, la mejor fórmula es sentarse y estirar la pierna, sin flexionar la rodilla e inclinarse adelante hasta alcanzar el pie.
– Beber agua o bebidas isotónicas para reemplazar los posibles líquidos y electrolitos perdidos.
– El hielo puede aliviar (si disponemos del mismo). Pero no se debe aplicar directamente sobre la piel. Deberemos cubrirlo con un paño o toalla.
– Abandonar el entrenamiento sería lo ideal, porque las posibilidades de que se vuelva a reproducir el calambre son muy elevadas, y más si se sigue forzando al músculo.

Si después de aplicado lo anterior el músculo todavía duele, colocar ungüentos ayuda a la movilidad así como los antinflamatorios no esteroides pueden ayudar con el dolor. Si los calambres musculares son intensos.

No esta recomendado ingerir calcio en pastillas ya que puede provocarnos problemas de salud.

Esperamos que les haya servido el articulo y lo puedan empezar a poner en práctica.


Fuente
Fuente
Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *