Que Hacer si te Pierdes en la Montaña (Y NO Morir en el Proceso)

NOTA: Este artículo NO es una invitación para ponerte (o poner a terceros) en riesgos innecesarios. No recomendamos viajar por tu cuenta o tomar la responsabilidad de llevar otras personas contigo sin el entrenamiento técnico necesario.

¡Conocer la ruta no es suficiente para hacer de guía!

Los deportes de aventura, el turismo extremo y la exploración son sin lugar a dudas experiencias muy intensas que le dan sentido a la vida. Es la mejor forma de conocer el mundo en que vivimos y conseguir fotos impresionantes para presumirlas en Instagram. Aunque por ningún motivo hay que olvidar que no estamos yendo a Cayalá ni mucho menos a Disneylandia, aquí hay peligros serios.

Saber qué hacer en caso de cualquier eventualidad es algo que literalmente puede salvarte la vida; recordemos que NADIE está exento de ser víctima de la desorientación, el mal clima, o cualquier caída que nos lleve a algún lugar alejado del grupo o de cualquier sendero conocido.

A continuación te presentamos varios consejos por si en algún momento abrís los ojos y te das cuenta que estás totalmente perdido y sin posibilidades de recibir ayuda inmediata:

Antes de la Aventura

La preparación siempre es nuestra mejor amiga si nos toca salir de alguna situación estresante o peligrosa. Lo que sabemos hacer, nuestra condición física y el equipo que llevamos encima son determinantes a la hora de sobrevivir en terrenos hostiles.

1. Investigá sobre el terreno
Lo primero es informarte del lugar al que estás pensando ir. No importa si vas solo, con amigos, o con una agencia profesional, lo mejor es siempre leer o preguntar lo más que se pueda sobre el terreno en el que vas a tener tu aventura. No es lo mismo perderte en la selva petenera, a hacerlo en el volcán Tajumulco. De esa forma vas a saber qué equipo llevar. (Una calzoneta no te va a servir de mucho en el Acatenango, por ejemplo.)

Te recomendamos ponerle especial atención a las poblaciones más cercanas, la ruta a tomar y la dirección desde la que vas a comenzar la aventura. Es decir; si vas a comenzar desde el Norte con dirección Sur, o desde el Este con dirección Oeste, etc. Así vas a tener alguna idea de hacia qué dirección caminar en caso de perderte, de lo contrario solo agravarás tu problema.

2. Llevá el equipo necesario
En el gremio solemos decir que el mal clima no existe, solo el mal equipamiento. Es decir, no importa si está lloviendo, tronando, relampagueando o te toca caminar en la más fría y oscura de las noches, si tenés el equipo apropiado vas a andar de lo más campante y primaveral.

Siempre es de suma importancia prepararte adecuadamente; perderte con o sin equipo ha sido la diferencia entre la vida y la muerte de aventureros perdidos. Si no sabes que llevar, en Sin Rumbo te brindamos la asesoría necesaria sin ningún problema. Es muy importante que un gorgorito, una manta de sobrevivencia reflectiva, una lámpara y un botiquín básico sean una constante en tu mochila sin importar a donde vayás.

3. Contále a alguien cercano a dónde vas a ir
Aunque este consejo esté de más, cuando alguien sabe que andas en la montaña y pasan varios días sin que se enteren de tu situación, tenés más posibilidades de que te rescaten exitosamente. Recordemos que tus posibilidades de sobrevivencia disminuyen mientras más tiempo pasa. La velocidad de reacción de los rescatistas es muy importante en estos casos.

4. Verificá si tenés la condición física y técnica necesaria
No todos los destinos tienen la misma dificultad. Algunos son relativamente sencillos sin prácticamente ningún riesgo, algunos son más o menos y otros son para gente plenamente apasionada y dedicada a la exploración y a la aventura. Es decir: en algunos lugares es indispensable tener un programa de entreno físico y técnico; de lo contrario, las probabilidades de una tragedia se incrementan considerablemente. Nosotros podemos orientarte con todo gusto. (La altura de una montaña no determina el nivel de dificultad)

Durante la Aventura

Llegó el día. Si es tu primera vez quizá estés entre nervioso y emocionado. Pero no importa, lo que vas a experimentar es lo máximo. Estás a punto de entrar en un mundo lleno de emociones, compañerismo, vistas impresionantes y sobre todo, fotos e historias impresionantes para presumir con tus amigos de ciudad.

Estadísticamente tenés muy pocas posibilidades de que algo malo te ocurra; pero de todos modos te vamos a dar un par de consejos. Por si las moscas.

1. Seguí las instrucciones de los guías
Si vas con una agencia de aventura (preferiblemente con nosotros), te recomendamos que siempre sigás las instrucciones del Staff responsable. Ellos tienen mucha experiencia y por lo general llevan años caminando en esa y en muchas otras montañas y terrenos.

Si por el contrario vas con algún grupo de amigos, preocúpense por ir bien equipados y estar bien organizados. Por ningún motivo se separen demasiado y mantengan contacto visual. Es mejor perderse todos juntos que perderse por separado.

2. No dejés tu mochila abandonada
Como dijimos anteriormente, el equipo puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Intentá tenerla a la mano todo el tiempo, si llega el caso en que te quedas solo y te perdés irremediablemente, con tu mochila vas a tener agua, comida y abrigo disponible. Eso casi va a garantizar que te salvés y en poco tiempo estés de regreso en la civilización.

3. Pedí auxilio
Si te sentís desorientado y no mirás la ruta por ningún lado, que no te de ni pena ni vergüenza gritar lo mas pronto posible. Si tenes un gorgorito o pito, tres pitazos son la señal internacional de auxilio. Es uno corto, uno largo y otro corto de forma seguida. De igual forma, si es de noche y podes observar luces a la lejanía, alumbrá con tu lámpara hacia esa dirección y hacia tu persona constantemente por medio de un movimiento de brazo. Si ya notaron tu ausencia, el resto del grupo estará pendiente a este tipo de señales.

4. Rastreá la ruta
Si ya te perdiste y gritaste, pitaste, lloraste y nadie acudió en tu ayuda, no entrés en pánico. Todavía tenés muchas oportunidades de auto rescatarte. Revisá minuciosamente el suelo en busca de huellas, si el suelo está muy seco y no se ve ninguna, tranquilo: los tallos cortados recientemente y algunos machetazos en los árboles te pueden ayudar a ubicar algún sendero. La basura lamentablemente es una constante en muchas montañas, esto te puede ayudar a encontrar algún lugar transitado.

Siempre intentá primero volver sobre tus pasos e identificar algún lugar conocido. Con tu navaja podés dejar algunas muescas reconocibles para poder volver al punto donde te diste cuenta que estabas perdido para no agravar mas tu situación. Si notás que el terreno se hace cada vez mas hostil, mejor regresá al punto de inicio y explorá en otra dirección.

5. Mucho cuidado en los descensos!
Es mejor buscar la ruta hacia arriba que descender y correr el riesgo de perderte aún mas. Aunque requiera mas esfuerzo, arriba tendrás mejores posibilidades de encontrar la ruta o de ser rescatado.

6. Racioná tus recursos
Para saber cuanto podés aguantar allá afuera, tené presente la regla de 3: 3 minutos sin aire, 3 días sin agua y 3 semanas sin comida. Siempre priorizá el consumo de agua, intentá no deshidratarte pero tampoco consumir mas de la cuenta. Aunque existen diferentes técnicas de captación de agua por medio de la condensación, con suerte no pasaras tanto tiempo como para que haga falta su aplicación, pero nunca está de mas conocerlas.

Con respecto a la comida, procurá no gastar calorías innecesariamente. Es decir, no realicés actividades que requieran demasiado esfuerzo a no ser que sea estrictamente necesario. Mantené la cabeza fría y nunca entrés en pánico.

7. Buscá un lugar para acampar
La hipotermia es un problema serio que te puede afectar si no tomás las medidas necesarias. Si cae la noche y no lograste encontrar la ruta ni ser rescatado, tranquilo, cuando salga el sol vas a tener muchas mas posibilidades. A esas alturas tu grupo ya te debe de estar buscando.

Busca un lugar que sea lo mas plano y resguardado posible e instala tu carpa. Si tenés tu mochila y racionás tus recursos, deberías poder sobrevivir al menos 3 días de forma cómoda. Si no tenés carpa, no te pongás a llorar todavía. Hay muchas técnicas para la construcción de refugios utilizando ramas y hojas. Incluso se pueden usar piedras para hacer un refugio básico en los parajes mas yermos.

8. Si estás lesionado
Siempre es recomendable tener un curso de primeros auxilios. Pero si no, aún tenés muchas posibilidades de salir de esta. Si el problema es una hemorragia, detené la sangre lo mas pronto posible. NUNCA hagás un torniquete, haciendo presión con algún pañuelo o playera directamente en la herida es suficiente.

Si es alguna fractura, inmovilizá la extremidad utilizando alguna rama y tu ropa de recambio. Las varillas de la carpa pueden ser especialmente útiles. Siempre abrígate lo mas pronto posible en este caso. Aunque tengás calor, no importa. Recordá que la temperatura corporal desciende mucho mas rápido en caso de lesión.

9. Está atento
Está de mas decir que es útil mantenerte vigilante en caso de que se oigan pasos o voces. Aunque si el viento corre en dirección tuya no te emociones demasiado, esto hace que tus gritos no lleguen y que los de los demás vengan de muy lejos. Aprovecha los momentos en los que no haya viento o este vaya en dirección hacia donde creás que están los demás.

10. Tené paciencia
Bien dicen que la paciencia es la madre de todas las virtudes. El tiempo mientras estés perdido va a transcurrir mucho mas lento de lo normal; vas a sentir que 5 minutos son una eternidad, pero si mantenés la calma y la mente fría vas a salir de esta satisfactoriamente. Las posibilidades están a tu favor.

Si tenés tu teléfono con carga pero no tenés señal, no te gastés la batería por gusto. Mejor escribí un mensaje explicando tu situación detalladamente y cuando encontrés señal lo enviás. Con algunas aplicaciones podés enviar tus coordenadas o tu posición en el mapa. Reservá la batería para cuando tengás posibilidades, no la desperdiciés.

De regreso en la civilización.

¡Sobreviviste!

Ahora tenés una gran historia que contar. Si tardaste mas de un día en aparecer, posiblemente vas a tener tus momentos de fama en las redes sociales. Tomátelo con buena actitud y como una experiencia de vida. Después de esta serás un mejor montañista y aventurero; te garantizamos que el agua, la comida y tu cama se van a sentir mucho mejor que antes.

Tené en cuenta estos consejos cuando salgás a la naturaleza y disfrutá la experiencia al máximo; esperamos que no te hayás espantado al leer esto.

tips-que-llevar-a-la-montana-montanismo-guatemala1

5 thoughts on “Que Hacer si te Pierdes en la Montaña (Y NO Morir en el Proceso)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *