6 Retos de Montaña en Guatemala que Llevan la Aventura a Otro Nivel

Retos de Montaña en Guatemala

Llegar a una cumbre caminando o corriendo es una gran experiencia. La sensación de gratificación, compartir con otras personas y disfrutar de las vistas difícilmente se encuentra en otro lugar que no sea en la naturaleza. Pero qué pasa cuando ya no es solo una cumbre, sino dos o hasta 3? O que pasa cuando decidís subir por una ruta no tradicional donde el camino es tres veces más largo y diez veces más difícil?

Pues pasa que la experiencia se vuelve mucho más intensa y al llegar a la cumbre sentís que nada te puede detener y que sos capaz de hacer cualquier cosa. No importa si llueve, si pasas resbalándote en esas interminables rampas de lodo y barro durante horas, o si pasaste sin dormir durante 2 días; te das cuenta que tu cuerpo puede lograr lo que tu mente se proponga. Si te gustan los retos difíciles y sufrir más de la cuenta, aquí te van:

6 travesías de montaña para regresar con algo más que solo buenas fotos

6. Zunil – Santo Tomás
Estas dos cumbres se ubican entre los departamentos de Sololá y Quetzaltenango. Con buen clima, el ascenso no es tan complicado. Sin embargo, la humedad proveniente del Pacífico hace que por lo general el Santo Tomás sea húmedo y lluvioso por las tardes. Los senderos para ascender este último son empinados y lodosos, lo que entrenan la paciencia y la técnica tras cada resbalón en el que nos arrepentimos de nuestra existencia.

Retos de Montaña en Guatemala

Las buenas noticias son dos: la primera, es que por lo general el amanecer es despejado y las vistas son de lo mejor; se puede ver toda la cadena montañosa hacia el Oriente, incluidas las erupciones de Fuego a lo lejos, el lago de Atitlán y las imponentes erupciones de Santiaguito muy cerca hacia el Sur-Occidente. La otra buena noticia es que luego de terminar el resbaloso descenso, uno se puede premiar con un merecido descanso en las aguas termales que se encuentran al pie de la montaña.
Una experiencia gratificante y relajante.

5. Acatenango Ruta “Javier Rodríguez”
¿Alguna vez has subido el Acatenango? Bueno, si ya estuviste en la cumbre y pensaste que tal vez no fue tan difícil, te tenemos una sorpresa: el Acate tiene varias rutas de ascenso, cada una con diferente nivel de dificultad. La más popular es la ruta “Nueva”, que también es la más fácil ya que tiene diferentes ranchitos de descanso para recuperarse y disfrutar la naturaleza.

Retos de Montaña en Guatemala

La ruta “ Javier Rodríguez” no se parece en nada a las rutas tradicionales. Esta comienza ligeramente más abajo; lo irónico de esta ruta es que no hay ruta. El ascenso se hace navegando entre la vegetación en una pendiente interminable. Son 12 horas de ascenso continuo. Llegar a la última rampa, donde se encuentra la ruta tradicional es todo un alivio. No digamos llegar al campamento.

4. La Doble de Quetzaltenango
Esta es una travesía contra reloj. Subir el activo volcán Santiaguito es posiblemente la travesía tradicional más exigente en el montañismo guatemalteco. Subir posteriormente el vecino Santa María en el mismo fin de semana lo hace casi imposible. Sin embargo llegar a ambas cumbres y ver dónde se estuvo antes o se va a estar después, hace que la sensación de mariposas en el estómago evolucione de una manera muy extraña; casi espiritual. Esta es uno de esos desafíos que pocos llegan a completar, es tanto mental como físico.

Retos de Montaña en Guatemala

3. Premio “Carl Sapper”
También conocido como premio del lago, consiste en subir los 4 volcanes que rodean el lago de Atitlán en menos de un mes. Tradicionalmente, el orden de los volcanes, para que la dificultad sea ascendente es así: San Pedro (3090 msnm); Paquisis (2880 msnm); Tolimán-Atitlán (3158 msnm – 3537 msnm).

Retos de Montaña en Guatemala

El San Pedro es relativamente sencillo y es apto para todos, aunque algunos van a sufrirlo más que otros. El Paquisis es una historia muy distinta. Pocas personas hacen el recorrido por lo que hay secciones de la ruta en las que hay que abrirse paso a machetazos por lo denso de la vegetación. Por su cercanía a la Costa, la lluvia es casi segura. Finalmente, la travesía en Tolimán – Atitlán es muy exigente. Tolimán es un reto mental en el que hará falta mucha paciencia debido a lo denso de la vegetación y a lo empinado y resbaloso de lo que podríamos llamar “sendero”. Con suerte, las vistas del lago en la cumbre del Atitlán harán que tanto esfuerzo haya valido la pena. No digamos el chapuzón en el lago tras finalizar el “Carl Sapper”.

2. Tajumulco Ruta Sur
El Tajumulco por la ruta norte no es tan complicado, quizás un poco de frío o quizás te afecte un poco la altura, pero que no te engañe el hecho de ser la cumbre más alta de Centroamérica. Al igual que el San Pedro, el Tajumulco Norte es una ruta apta para cualquiera con buen estado de salud.

Retos de Montaña en Guatemala

No podemos decir lo mismo de la ruta Sur. Para esta, parece que es requisito haberte desecho previamente de uno o dos tornillos. Desde la Costa se aprecia la mole implacable que el Tajumulco realmente es. Solo de verlo se te pondrá la piel China y tendrás esos pensamientos de emoción y/o arrepentimiento. Y no es para menos, por lo general toma entre 14 y 18 horas llegar a la cumbre por este lado. Sin embargo, ver hacia abajo y recordar todo lo que tuviste que pasar para completar este reto, te garantiza una historia para contar el resto de tu vida.

1. La Trilogía

El máximo desafío del montañismo chapín. Alguna vez soñaste con subir un volcán? Aquí vas a subir 3. Y no por las rutas fáciles.

El primer volcán es Agua o Hunahpú, el ascenso nocturno a sus 3760 msnm no es complicado. Ver el amanecer en su cumbre es de por sí una gran experiencia. Curiosamente, el descenso hacia la localidad de Alotenango es más difícil y tardado que el ascenso. La ruta se borra debido a que casi nadie la transita y es fácil perderse. Al llegar a Alotenango se siente un alivio pasajero, ya que aún falta lo más duro.

Retos de Montaña en Guatemala

A diferencia de Agua, en Fuego se camina con equipo completo. Ver las erupciones de Fuego desde Alotenango no tiene comparación, podría decirse que es una chimenea de 3763 msnm. Esas imágenes tan impresionantes se borrarán momentáneamente de tu cabeza, ya que el cansancio y falta de sueño solo te harán pensar en llegar al campamento. Pero ahí faltan 7 horas más o menos para que eso suceda.

En el campamento solo vas a querer armar tu carpa y colapsar adentro lo más pronto posible. Con energías semi recargadas, el ascenso a la cumbre de Fuego no es tan difícil como la jornada anterior. El ascenso a Acatenango es algo más complicado, especialmente el ascenso por la rampa de arena o “súper maldita”. Llegar a la cumbre de Acatenango y ver las cumbres que ya hiciste mientras atardece es imposible de describir.

La creatividad humana hace que cada vez aparezcan rutas y ascensos más exigentes en todo el mundo. Si aún no te has iniciado en el mundo del montañismo, seguramente no entenderás porqué. En Sin Rumbo te invitamos a hacerlo, te garantizamos una experiencia que cambiará tu vida. Tras unas cinco cumbres, es altamente probable que te volvás adicto a la aventura y nunca dejes de hacerlo.

A cual te animarías?

10 thoughts on “6 Retos de Montaña en Guatemala que Llevan la Aventura a Otro Nivel

  1. Que locura hacer esto! Me llega lo que hacen en Sin Rumbo. Son re buena onda, ayudan en todo, tienen paciencia y saben como armar aventuras inolvidables. Fijo me les uno en Noviembre o Diciembre…. pilas!

  2. Y Sin Rumbo todavía quiere hacer la Trilogía a la inversa… Creo que solo falta hacerla normal y de ahí a la inversa para completar el reto más insano de Guatemala, hasta ahora…
    Saludos, Tocayo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *