5 Montañas en Guatemala que te revolverán el estómago

En Guatemala tenemos 37 cumbres oficiales <todas son volcanes> de acuerdo a la Federación de Montañismo; en Sin Rumbo hacemos 45 entre volcanes, cerros y montañas. Suena cansado pero hay satisfacción y hasta un premio por lograrlo. Aunque cada montaña vale la pena ser ascendida, y cada ascenso es totalmente distinto a los anteriores, hay 5 montañas que te van a dar una experiencia muy distinta a las del resto. Parte de su esencia mágica consiste en que son poco conocidas por la mayoría; son 5 montañas que no podés dejar de ascender!

Por el momento, muy pocos se atreven a visitar estas montañas en Guatemala. Que comience la aventura!

Volcán Suchitán

Parte del montañismo consiste en avanzar a través de cualquier tipo de terreno. Desde parajes secos y áridos, zonas húmedas y boscosas; caminando sobre polvo, piedra, lodo, vegetación cerrada e incluso escalar en roca. El Suchitán tiene todo eso. Por si fuera poco, incluso hay un peñón muy cerca de la cumbre donde se puede hacer rappel; las fotos ahí salen impresionantes!

El Suchitán forma parte del Premio Quetzal, que se compone de 37 cumbres; al igual que el premio SR de 45 cumbres.

Volcán Paquisis

Todos hemos escuchado de los grandes guardianes del lago, como el Volcán Atitlán o el San Pedro, los cuales son visitados permanentemente por todo tipo de turistas, montañistas, trail-runners y granjeros locales que suben durante horas para trabajar bajo el sol mientras uno va sacando la lengua.

Lo que pocos saben, es que escondidito atrás del San Pedro, está el Paquisis. La verdad es que el Paquisis es una montaña rara. Todo el recorrido parece un sube y baja a través de un bosque húmedo nuboso casi virgen y una arista con acantilados hacia ambos lados. Muchas veces la vegetación es tan cerrada, que solo se puede avanzar abriendo brecha con machete. El campamento (porque hay que acampar), se encuentra sobre el camino en un claro del bosque; y en la cumbre hay una vista buenísima del lago y del San Pedro. Ni Indiana Jones esperaría una aventura como esta.

Cerro Raspado o Volcán Montecristo

El Montecristo es tan remoto que lo acabamos de descubrir. El bosque allí sí es virgen. La humedad es enorme, lo cual es bueno ya que hay muchos ríos. Y al ser una montaña, esos ríos bajan rápida y abruptamente formando infinidad de cascadas. Y si sumamos agua, vegetación y protección ambiental, nos queda una riqueza grandísima de flora y fauna. Entre la fauna se encuentra el quetzal por cierto.

Cerro San Gil

Muchas montañas son muy frías. Tan frías que muchas veces hay que comprar equipo especial para no congelarse. Este no es el caso del San Gil. El calor aquí puede llegar a ser abrumador, hay que tomar 3 litros de agua mínimo para no deshidratarse. Al igual que el Montecristo, el San Gil se encuentra en una zona protegida. La selva tropical es densa y espesa, albergando a una infinidad de especies. También se puede ver el lago de Izabal.

 

Volcán Santiaguito

Una de las cosas buenas de Guatemala es que casi no existen prohibiciones en las montañas (que son un montón). Eso permite que todos podamos asistir en vivo a diferentes espectáculos naturales. El Santiaguito promete y cumple una función espeluznante y cautivante a la vez.
Sus erupciones y todo su entorno son una aventura fuera de este mundo: grandes columnas de ceniza, paredes enormes de roca, arena y ceniza, fumarolas, un muro carcomido de 2000 metros de altura son un resumen de lo que vas a encontrar si te animás a visitar una de las calderas de Guatemala.

4 thoughts on “5 Montañas en Guatemala que te revolverán el estómago

    1. Hola, siempre programamos viajes a todos durante el año. Pero todavía not tengo el itinerario completo :/ Los vamos a estar publicando en nuestro facebook.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *